Inicio / Enfermedades / Vulvitis

Vulvitis

¿Qué es la vulvitis?

Descripción

La vulvitis es una inflamación de la vulva, que se expresa por la incomodidad en el área de los genitales femeninos externos. La enfermedad se puede complicar por la inflamación de la vagina y el cuello uterino, y puede provocar la aparición de úlceras.

Causas de la vulvitis

La causa principal de la vulvitis es un cambio en la composición de la microflora de los órganos genitales. En el papel de los patógenos, pueden actuar tricomonas, gonococos, hongos cándida y virus (por ejemplo, el virus del herpes).

En la mayoría de los casos, la tricomoniasis, la gonocócica y la vulvitis viral son el resultado de relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada.

Los factores que contribuyen al desarrollo de la vulvitis pueden ser:

– Incumplimiento de las reglas de higiene íntima.
– Uso descontrolado de antibióticos.
Enfermedades inflamatorias de la vejiga (cistitis).
– Diabetes mellitus.
– Obesidad.
– Helmintiasis.
– Infecciones virales respiratorias agudas.
– Irritación mecánica o química de la vulva.
Reacciones alérgicas.
– Uso de ropa interior sintética.

Síntomas de la vulvitis

Los principales síntomas de la vulvitis son ardor y picazón en el área de los genitales externos. Al caminar, la severidad de estos síntomas puede aumentar. También hay flujo vaginal claro, blanquecino, amarillento, verde o cuajado (dependiendo del patógeno). En el contacto sexual la paciente siente incomodidad y a veces dolor.

Entre los síntomas comunes con la vulvitis puede estar un aumento en la temperatura corporal y debilidad.

Con la vulvitis gonorreica, el período de incubación dura de 2 a 10 días, y para la tricomoniasis, un promedio de 10 días.

Diagnóstico de la vulvitis

El diagnóstico de vulvitis incluye los siguientes procedimientos:

– Análisis de las molestias de la paciente y la recopilación de una anamnesis de la enfermedad y una anamnesis histórica.
– Examen de los genitales externos-
Examen ginecológico con examen vaginal bimanual.
– Examen microscópico de frotis ginecológico.
Examen bacteriológico. Aislamiento de los órganos genitales con determinación adicional de la sensibilidad de la microflora patógena a los antibióticos.
Análisis general de orina.
– Reacción en cadena de la polimerasa (diagnóstico por PCR) para la detección de bacterias y virus patógenos.

Tipos de enfermedad

La vulvitis puede ser primaria o secundaria.

Vulvitis primaria

La razón del desarrollo de la vulvitis primaria puede ser el incumplimiento de la higiene íntima, la inmunidad reducida, así como el daño mecánico o químico.

Vulvitis secundaria

La vulvitis secundaria se desarrolla en el contexto de otras enfermedades infecciosas e inflamatorias de los órganos genitales femeninos, en particular, la vaginitis y la endocervicitis.

Otros tipos de vulvitis

Por la naturaleza del flujo, la vulvitis puede ser aguda (con síntomas graves) y crónica (síntomas corregibles).

Acciones de la paciente

Si una mujer tiene síntomas de vulvitis, debe consultar a un médico. Si la vulvitis es de naturaleza infecciosa, entonces se debería informar a todas las parejas con las que la paciente ha tenido relaciones sexuales.

Tratamiento de la vulvitis

El tratamiento de la vulvitis incluye el tratamiento de los genitales externos con medicamentos antiinflamatorios. También se usan supositorios vaginales con efecto antibacteriano. Si es necesario, se usan antibióticos de acción general. Para aumentar la resistencia del cuerpo, se prescriben complejos vitamínicos y minerales y medicamentos inmunomoduladores. En el tratamiento de la vulvitis, también es posible utilizar métodos de tratamiento fisioterapéuticos.

En presencia de una infección de transmisión sexual, también es necesario el tratamiento de la pareja sexual.

Complicaciones de la vulvitis

La vulvitis de flujo largo puede conducir a la formación de úlceras genitales crónicas, así como a la diseminación de la infección al tracto urinario superior. La vulvitis también puede estar acompañada del desarrollo de vulvovaginitis, cervicitis, endometritis y salpingitis.

Prevención

La prevención de la vulvitis coincide en gran medida con la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Se debe intentar reducir la probabilidad de desarrollo de vulvitis en las siguientes condiciones:

– Tratamiento oportuno y adecuado de las enfermedades infecciosas e inflamatorias de los órganos pélvicos, así como las enfermedades de transmisión sexual.
– Cumplimiento de la higiene personal.
Uso de medios anticonceptivos de barrera (preservativo).
– Exclusión de relaciones sexuales casuales.
– Contacto con un médico después de tener relaciones sexuales sin protección.
Visita regular (2 veces al año) al ginecólogo.
– Eechazo de malos hábitos y adoptar un estilo de vida saludable.
– Control del nivel de glucosa en sangre (con diabetes mellitus).
– Control del peso corporal.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hipersomnia

¿Qué es la hipersomnia? Descripción La hipersomnia (somnolencia patológica) es una afección patológica en la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *