Inicio / Enfermedades / Síndrome de alcoholismo fetal

Síndrome de alcoholismo fetal

¿Qué es el síndrome de alcoholismo fetal?

Descripción

Se conoce por síndrome de alcoholismo fetal cuando una mujer embarazada bebe alcohol durante el embarazo y parte de ese alcohol que bebe llega fácilmente a través de la placenta hacia el feto. El cuerpo de un feto en desarrollo no procesa el alcohol de la misma manera que un adulto. El alcohol está más concentrado en el feto y puede evitar que la nutrición y el oxígeno lleguen a los órganos vitales del feto.

Los recién nacidos con esta condición pueden tener problemas con su visión, audición, memoria, capacidad de atención y habilidades para aprender y comunicarse.

El daño puede hacerse en las primeras semanas de embarazo cuando una mujer aún no sabe que está embarazada. El riesgo aumenta si la madre ingiera grandes cantidades de alcohol.

Según muchos estudios, el consumo de alcohol parece ser más dañino durante los primeros tres meses del embarazo. Sin embargo, el consumo de alcohol en cualquier momento durante el embarazo puede ser perjudicial.

La manera más fácil y efectiva de evitar el síndrome de alcoholismo fetal es evitar el alcohol durante el embarazo.
Un pequeño esfuerzo ahora dará una mejor vida al bebé para siempre.

Las mujeres que beben alcohol durante el embarazo pueden dar a luz a bebés con trastornos del espectro alcohólico fetal, a veces conocidos como SAF. SAF es el término general para una variedad de trastornos. Estos trastornos pueden ser leves o graves y pueden causar defectos de nacimiento físicos y mentales. Los tipos de SAF incluyen:

– Síndrome de alcoholismo fetal (SAF).
– Síndrome de alcohol fetal parcial.
– Defectos de nacimiento relacionados con el alcohol.
– Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol.
– Trastorno neuroconductual asociado con la exposición prenatal al alcohol.

Las personas con SAF pueden tener problemas con su visión, audición, memoria, capacidad de atención y habilidades para aprender y comunicarse. Si bien los defectos varían de una persona a otra, el daño suele ser permanente.

Signos y síntomas

Como el síndrome de alcoholismo fetal cubre una gran variedad de problemas, existen muchos síntomas posibles. La gravedad de estos síntomas varían de leves a graves, y pueden incluir:

– Una cabeza pequeña.
– Una cresta suave entre el labio superior y la nariz, ojos pequeños y anchos, un labio superior muy delgado u otras características faciales anormales.
– Altura y peso por debajo del promedio.
– Hiperactividad.
– Falta de concentración.
– Coordinacion pobre.
– Retraso en el desarrollo y problemas de pensamiento, habla, movimiento y habilidades sociales.
– Falta de criterio.
– Problemas para ver o escuchar.
– Dificultades de aprendizaje.
– Discapacidad intelectual.
– Problemas del corazón.
– Defectos y anormalidades del riñón.
– Miembros o dedos deformados.
– Cambios de humor.

Diagnóstico

Cuanto antes se diagnostique síndrome de alcoholismo fetal, mejor será el resultado. Para ello hay que hablar con el médico si se cree que el hijo podría tener SAF. Se debe informar al médico si se ha bebido durante el embarazo.

Un examen físico del bebé puede mostrar un soplo cardíaco u otros problemas cardíacos. A medida que el bebé madura, puede haber otros signos que ayuden a confirmar el diagnóstico. Éstos incluyen:

– Baja tasa de crecimiento.
– Características faciales anormales o crecimiento óseo.
– Problemas de audición y visión.
– Adquisición de lenguaje lento.
– Tamaño de cabeza pequeña.
– Coordinacion pobre.

Para diagnosticar a alguien con SAF, el médico determina que existen características faciales anormales, crecimiento más lento que el normal y problemas del sistema nervioso central. Estos problemas del sistema nervioso pueden ser físicos o de comportamiento. Pueden presentarse como hiperactividad, falta de coordinación o enfoque, o problemas de aprendizaje.

Tratamiento

Si bien el SAF propiamente dicho es incurable, existen tratamientos para algunos síntomas. Cuanto antes sea diagnosticado, más progreso se puede hacer. Dependiendo de los síntomas que muestre un niño con SAF, es posible que necesite varias visitas a médicos o especialistas. La educación especial y los servicios sociales pueden ayudar a los niños muy pequeños. Por ejemplo, los terapeutas del habla pueden trabajar con niños pequeños para ayudarles a aprender a hablar.

En casa

Los niños con SAF se beneficiarían de un hogar estable y amoroso. Pueden ser aún más sensibles a las interrupciones en la rutina que un niño promedio. Los niños con SAF son especialmente propensos a desarrollar problemas con la violencia y el abuso de sustancias más adelante en la vida si están expuestos a la violencia o el abuso en el hogar. A estos niños les va bien con una rutina regular, reglas simples a seguir y recompensas por un comportamiento positivo.

Medicamentos

No hay medicamentos específicamente para trata el SAF. Sin embargo, varios medicamentos pueden abordar los síntomas individualmente. Un médico puede recomendar los más apropiados para cada situación tras valorar cada caso.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hipersomnia

¿Qué es la hipersomnia? Descripción La hipersomnia (somnolencia patológica) es una afección patológica en la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *