Inicio / Enfermedades / Pezón invertido

Pezón invertido

¿Qué es el pezón invertido?

Descripción

El pezón invertido (un síndrome del pezón retraído) es una característica del desarrollo de la glándula mamaria, en la cual el pezón no se eleva por encima de la areola, sino que está al mismo nivel o presionado contra el pecho. El pezón invertido puede darse en una o ambas glándulas mamarias.

Causas

La inversión del pezón puede ser congénita o adquirida. Las razones para el síndrome del pezón invertido incluyen:

– Predisposición genética.
– Subdesarrollo de los conductos de leche.
– Patología del desarrollo de órganos genitales.
Uso durante un tiempo prolongado de un sujetador cerrado.
– Daño mecánico de la mama.
– Algunas enfermedades de la mama: cáncer de mama, cáncer de paget, en el contexto de enfermedades inflamatorias previas de la mama, cambios intra-flujo que se acompañan de sobrecrecimiento papilar, galactocele, con necrosis grasa sobre la base de mastitis plasmocítica…

Síntomas

Uno o ambos pezones están al mismo nivel de la areola o presionados hacia el pecho.

Diagnóstico

El defecto es notable durante una inspección visual. Para determinar la causa del pezón invertido y excluir un proceso maligno, se llevan a cabo un conjunto de medidas de diagnóstico:

– Examen de las glándulas mamarias y las regiones axilares.
– Examen citológico de la superficie del pezón.
– Radiografía general de las glándulas mamarias.
– Examen de ultrasonido o rayos X de los tejidos blandos de las regiones axilares (si fuese necesario).

Tipos de enfermedad

En la cirugía plástica, se distinguen los siguientes tipos de pezones invertidos:

Pezón oculto: los pezones se estiran fácilmente durante la lactancia o con estimulación sexual.
Pezón invertido (retraído): los pezones nunca sobresalen más allá de la areola.

Acciones del paciente

En presencia del síndrome del pezón invertido, el paciente debe consultar a un ginecólogo o mamólogo para su examen y tratamiento.

Tratamiento

Es posible llevar a cabo el tratamiento tanto con intervención quirúrgica como sin ella.

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico consiste en estirar los pezones con un accesorio de vacío especial en el pecho en forma de cuenco. El paciente usa una boquilla durante el día, quitándosela periódicamente para un examen profiláctico de la mama. El curso del tratamiento es durante varias semanas.

Tratamiento quirúrgico

El método quirúrgico consiste en corregir los pezones retraídos con la ayuda de una cirugía plástica. La elección del método depende de si la lactancia está planificada en el futuro. Si en el futuro el paciente no planea amamantar, se cortan los tejidos conectivos que sostienen el pezón. Esto lleva a su liberación.

Si se planifica más lactancia, se realiza una corrección microquirúrgica del pezón a través de una pequeña incisión en la base de la areola. La integridad de los conductos de leche se conserva.

Complicaciones

Los pezones invertidos pueden provocar problemas psicológicos y cosméticos a una mujer. Los pezones invertidos, además, conducen a la aparición de complicaciones funcionales: incapacidad para amamantar, irritación o inflamación de los pezones.

Prevención

No existe una prevención específica para el pezón invertido. Se recomienda el diagnóstico oportuno y el tratamiento de afecciones y enfermedades que puedan conducir a un cambio en la posición del pezón.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hemiplejía

¿Qué es la hemiplejía? Descripción La hemiplejía es una pérdida completa de la posibilidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *