Inicio / Listas / 9 mentiras que escuchan los dentistas

9 mentiras que escuchan los dentistas

“No fumo”. “Por supuesto que uso hilo dental”. “Claro que me cepillo correctamente”. Estas tres frases con algunas de las mentiras que escuchan los dentistas más frecuentemente y que inmediatamente se dan cuenta de que realmente son eso, mentiras.

Pero como se suele decir, y bien cierto es, con todo esto no se engaña al dentista, más bien nos engañamos a nosotros mismo y ponemos en riesgo nuestra salud dental.Una mentira aparentemente inocente en la cita de un dentista puede tener consecuencias de gran alcance.

A continuación te enumeramos 9 mentiras que los dentistas escuchan con más frecuencia.

1.- No bebo alcohol y no fumo


Esta es una de las frases más populares en la recepción de cualquier médico, pero los dentistas se quedan especialmente perplejos cuando la escuchan. Cualquier dentista comprobará de inmediato si se le está mintiendo con tan solo echar un vistazo a la boca del paciente.

La razón por la cual el paciente niega lo obvio es simple: nadie quiere admitir que es uno mismo quien tiene la culpa, en parte, de los problemas con los dientes, especialmente si no hay ningún deseo de rechazar los cigarrillos y el alcohol.

Además del hecho de que esta mentira es desterrada instantáneamente por el dentista (incluso si no te lo cuenta), no tiene ningún sentido. El dentista puede elegir procedimientos preventivos para mantener la salud dental: por ejemplo, remineralización. El dentista también aconsejará qué productos para el cuidado del hogar son los mejores para usar. Todo esto eventualmente salvará la salud de los dientes.

2.- Solo como comida sana


El tema de la nutrición simplemente necesita ponerse en un punto aparte: casi todos los pacientes entienden el papel importante que desempeña en el mantenimiento de dientes sanos y, por lo tanto, casi todos mienten sobre lo que realmente comen. El consumo diario de pasteles y chocolates por parte del paciente se convierte en comida con cereales y ensaladas, y en lugar de comida rápida y bocadillos, describe un amor apasionado por el brócoli.

Primero, el médico comprenderá de inmediato que esto no es cierto, de acuerdo con el estado de los dientes. En segundo lugar, ocultar la verdadera dieta conducirá al hecho de que todo el tiempo habrá que volver al dentista con un problema, luego con otro, y al final los dientes podrían deteriorarse. Y en tercer lugar, incluso si no se puede renunciar a lo dulce y dañino, el dentista podrá elegir la atención domiciliaria y los procedimientos médicos que ayudarán a fortalecer la salud de los dientes.

3.- Siempre me cepillo los dientes correctamente


Probablemente, esta frase todavía está por delante de las mentiras acerca de fumar y el alcohol, porque no todos fuman y beben, pero por alguna razón, casi todos los pacientes temen admitir una higiene insuficiente. Y nuevamente, el dentista averiguará inmediatamente que, de hecho, uno no es muy bueno cepillándose los dientes: solo por los depósitos de placa, la cantidad de sarro y los restos de alimentos.

No hay necesidad de ocultar la verdad al dentista. Primero, él realizará una limpieza profesional, y segundo, seleccionará una pasta y un cepillo adecuado. En tercer lugar, el dentista enseñará el método correcto para cepillarse los dientes. Incluso el paciente a veces puede limpiarse los dientes directamente en la consulta para que el dentista pueda ver qué se hace erróneamente y cómo ayudar a solucionar la situación.

También hay otro aspecto a tener en cuenta: si se cepilla los dientes con regularidad y de manera adecuada, y todavía hay mucha placa, se debe analizar la composición química y el volumen de saliva. Es posible que no se produzca lo suficiente para la autolimpieza natural de los dientes.

4.- Regularmente uso irrigador


El hilo dental sirve para limpiar los huecos entre los dientes. El irrigador, un dispositivo para uso doméstico, limpia los espacios interdentales con la ayuda de un goteo de agua a presión. Si el médico pregunta sobre el uso de estos métodos, muchos pacientes que saben de su existencia inmediatamente dicen que, por supuesto, los usan activamente. Aunque en realidad solo han visto el irrigador en fotos.

No importa cuánto se quiera parecer una persona responsable cuidando los dientes, no se debe mentir sobre esto: el médico lo entenderá todo cuando vea cuánta placa y fibra dietética queda entre los dientes. Mientras tanto, estos dispositivos pueden prevenir la caries, a medida que se desarrolla, incluso debido a las bacterias que viven en la placa y los residuos de alimentos entre los dientes. Entonces, si el médico recomienda usar un irrigador o hilo dental, estaría bien tenerlo en cuenta.

5.- Siempre sigo todas las instrucciones del dentista


Por supuesto que no: no todos los adultos siguen las instrucciones del dentista. Y en la recepción posterior siempre se puede mentir, pero será en vano.

El dentista, como hemos ya mencionado en varias ocasiones, determinará de inmediato si se está mintiendo o diciendo la verdad de acuerdo con los datos de la prueba o el estado de los dientes. Como resultado, repetirá el mismo régimen de tratamiento o prescribirá nuevas pruebas, sobre la base de las cuales elaborará un nuevo régimen de tratamiento, y nuevamente se encontrará en el mismo punto. Por lo tanto, al negarse a seguir las instrucciones del médico, uno mismo solo retrasa el tratamiento y eventualmente se arriesga a empeorar su salud dental, que es lo que sucede con los pacientes especialmente obstinados.

6.- No recuerdo cuando empezó todo


Sí, a veces la enfermedad realmente pasa desapercibida y el paciente no comprende sinceramente cuándo comenzó todo. Pero esa frase es a menudo pronunciada por aquellos que, con todas sus fuerzas, retrasaron la aterradora visita al dentista con la esperanza de que la pulpitis, la caries, o un trauma dental, desapareciese en algún momento por sí mismos. Por eso es muy difícil confesar por qué motivo ha estado esperando durante tanto tiempo. Es más fácil decir que no recuerdas nada.

Nuevamente, el médico lo entenderá todo al examinar los dientes y los datos de diagnóstico. Incluso si el dentista no dice nada, la una mentira para un especialista calificado será obvia. Y ocultando la verdad, solo se dedica tiempo a las investigaciones médicas y no a terminar de acercar una solución al problema.

7.- Nunca me he sentido tan mal


Y esto también puede ser cierto: el dolor de muelas es uno de los más tolerados e intensos en el cuerpo humano. Es por eso que existe la posibilidad de recibir pacientes con dolor de muelas agudo. Pero algunos pacientes simplemente mienten sobre su sufrimiento para llegar antes al dentista o recibir, como les parece, un tratamiento mejor y más efectivo.

El dentista puede entender que el paciente exagera enormemente su sufrimiento. Así que al final, todavía le tratará por problemas reales, no ficticios ni exagerados.

8.- A mis familiares nunca les pasó nada así


Si un médico repentinamente se interesa en la historia familiar de un paciente, muchos comienzan a mentir, diciendo que todos sus familiares estaban completamente sanos. Las preguntas del dentista suelen tener una razón racional e importante.

La herencia es uno de los factores importantes que determinan la salud de los dientes. Por ejemplo, los defectos de mordedura, una tendencia a enfermedades como la enfermedad periodontal y la periodontitis pueden heredarse. Sabiendo esto, el dentista seleccionará las medidas preventivas y sabrá a qué debe prestarle especial atención.

9.- Todo esto se debe a la herencia


Es lo contrario al punto anterior: el paciente atribuye todos los problemas con sus dientes a la herencia familiar. “Dicen que mi tatarabuelo también perdió todos sus dientes a la edad de 30 años, por lo que tengo caries eternas”. Esta es una manera de justificarse, como también la es: “cuido mis dientes, pero la mala herencia lo estropea todo”.

Como ya se mencionó, esto puede ser cierto, pero no es necesario pensar que las acciones o estilo de vida de uno mismo no afectarán la condición de los dientes. En la práctica, los chequeos regulares en el dentista y la atención domiciliaria adecuada ayudan a mantener los dientes sanos, así como una sonrisa hermosa, aunque no sea una herencia muy buena.


 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *