Inicio / Enfermedades / Hiperplasia endometrial

Hiperplasia endometrial

¿Qué es la hiperplasia endometrial?

Descripción

La hiperplasia glandular del endometrio, o hiperplasia endometrial, es un cambio patológico en la estructura de la cubierta interna del útero, que se caracteriza por la proliferación de células glandulares en ella, lo que provoca un aumento en el volumen y un engrosamiento del propio tejido.

Causas

A las patologías asociadas con el desarrollo de hiperplasia endometrial, podemos referirnos al síndrome de ovarios poliquísticos, mioma uterino, endometritis y endometriosis. También existen factores que aumentan el riesgo de desarrollar esta patología, como pueda se un aborto o algunas cirugías ginecológicas. Además, entre los factores de riesgo se incluye la menopausia tardía. Con frecuencia, la patología extragenital concomitante es diabetes mellitus, obesidad, mastopatía, hipertensión, enfermedad renal, del hígado y de la glándula tiroides.

Síntomas

La principal manifestación de la enfermedad es una vulneración de la función menstrual, que se manifiesta en forma de sangrado uterino. Además, puede ocurrir anormalidades menstruales en forma de menorragia (sangrado periódico intensivo y prolongado que tiene una naturaleza cíclica) y metrorragia (sangrado acíclico, no periódico).

En la hiperplasia glandular, el sangrado ocurre en el período intermenstrual o inmediatamente después de un breve retraso. En el caso del desarrollo de esta patología en la adolescencia, puede ocurrir un sangrado intermenstrual con la liberación de coágulos. Debido al sangrado prolongado e intensivo, la anemia puede desarrollarse gradualmente, manifestada por malestar general, debilidad y mareos.

Diagnóstico

Los procedimientos de diagnóstico incluyen examen ginecológico y examen de ultrasonido transvaginal que permita determinar el grosor del endometrio y la presencia de crecimientos polipósicos. En algunos casos, se utiliza el raspado (curetaje) por separado, que se realiza bajo el control de una histeroscopia, así como la biopsia endometrial (biopsia por aspiración). Dichos métodos permiten obtener raspados que se someten a análisis histológicos para determinar el tipo de hiperplasia. Al diagnosticar la hiperplasia glandular del endometrio, uno de los métodos más comunes a los que se somete es a la histeroscopia.

También es necesario realizar estudios para determinar el nivel de progesterona y estrógenos y, en algunos casos, hormonas suprarrenales y tiroides. Como métodos de diagnóstico auxiliares, se lleva a cabo una exploración mediante radioisótopos e histerografía.

Tipos de enfermedad

Dependiendo de los datos del examen histológico, se distinguen las siguientes variedades de hiperplasia endometrial:

– Focal (pólipos del endometrio).
– Atípica (adenomatosis).
– Glandular.
– Glandular-quística.

La hiperplasia focal se caracteriza por la proliferación de epitelio glandular e integumentario junto con los tejidos subyacentes, lo que conduce a la formación de pólipos endometriales.

Con la hiperplasia atípica del endometrio, hay una proliferación bastante intensiva y una reorganización estructural, que también se acompaña de una disminución de los elementos del estroma y del polimorfismo de los núcleos.

Por su parte, en la hiperplasia glandular del endometrio no hay separación entre las capas funcionales y basales con un límite claro entre el miometrio y el endometrio, por lo tanto, las células de la glándula tienen una disposición y forma diferente, y su número total aumenta significativamente.

Finalmente, la hiperplasia glandular-quística se caracteriza por la transformación de algunas glándulas en quistes.

Las formas atípicas y focal de hiperplasia son las variedades más peligrosas en cuanto a malignidad.

Acciones de la paciente

Si hay síntomas de hiperplasia glandular del endometrio, se debe consultar a un ginecólogo.

Tratamiento

En la primera etapa de la terapia de hiperplasia glandular del endometrio, se realiza el raspado (curetaje) de la cavidad uterina. Para normalizar el equilibrio hormonal (detener la proliferación del endometrio) el médico selecciona un régimen de terapia hormonal individual. Al mismo tiempo, se usa terapia con vitaminas, acupuntura, medicamentos para la corrección de la anemia y fisioterapia (electroforesis). En el caso de recurrencia en mujeres en edad fértil, se puede realizar una ablación o resección del endometrio bajo control histeroscópico. En presencia de complicaciones concomitantes, está indicada la histerectomía o pantisterectomía.

Complicaciones

La enfermedad a menudo se acompaña de trastornos hormonales, cambios patológicos en el útero mucoso y falta de ovulación. Puede conducir a la infertilidad.

Profilaxis

La prevención de la hiperplasia endometrial se basa en un examen regular con un ginecólogo y en la selección correcta de anticonceptivos.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hemiplejía

¿Qué es la hemiplejía? Descripción La hemiplejía es una pérdida completa de la posibilidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *