Inicio / Enfermedades / Hiperestimulación ovárica

Hiperestimulación ovárica

¿Qué es la hiperestimulación ovárica?

Descripción

El síndrome de hiperestimulación ovárica es una de las complicaciones más graves y peligrosas de la fertilización extracorpórea. La razón principal de su aparición es la introducción de una cantidad excesiva de medicamentos para estimular la ovulación en los ovarios. A menudo, la hiperestimulación ovárica se desarrolla antes de que los embriones se transfieran al útero, pero puede manifestarse más tarde, después de la implantación en la etapa de su desarrollo.

Causas

Desafortunadamente, los médicos no pueden predecir con certeza si la hiperestimulación ovárica ocurrirá o no en una paciente u otra. Sin embargo, hay algunos factores que pueden contribuir al desarrollo de la hiperestimulación ovárica. Ellos incluyen:

– Predisposición genética de jóvenes menores de 35 años que no están inclinadas a la plenitud.
– Ovario poliquístico.
– Aumento de la actividad de estradiol en la sangre.
– Presencia de reacciones alérgicas confirmadas.
– Llevar a cabo un protocolo para la estimulación de la superovulación.

Síntomas

El desarrollo de la hiperestimulación ovárica se puede asumir cuando aparecen los siguientes síntomas principales:

– Siendo leve: pequeña hinchazón y aumento del volumen abdominal, existiendo dolor en la parte inferior del abdomen (como en la menstruación) y micción frecuente.
– De gravedad moderada: se caracteriza por la aparición de náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del apetito, hinchazón y aumento notable del peso corporal.
– De gravedad severa: existen dificultad para respirar, hay alteraciones del ritmo cardíaco, hipotensión y un aumento pronunciado del volumen del estómago.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de hiperestimulación ovárica se establece sobre la base de:

Análisis de los síntomas de la paciente (dolor abdominal, náuseas, vómitos, edema) y de la enfermedad (aparición de los síntomas después de la estimulación artificial de la ovulación por altas dosis de hormonas).
Análisis del historial clínico de la paciente (enfermedades anteriores, malos hábitos, herencia, casos de síndrome de hiperestimulación ovárica en la FIV “fecundación in vitro”…).
Examen general y ginecológico, palpación (sondaje) del abdomen: el médico puede detectar hinchazón. Palpación de los ovarios dilatados.
Examen de ultrasonido: se puede detectar agrandado de los ovarios, confirmar la presencia de embarazo, detectar líquido libre en la cavidad abdominal…
Análisis de sangre: detección de niveles altos de hormonas sexuales en la sangre.
Análisis de orina: detectar si existe disminución en la cantidad de orina, aumento en su densidad, liberación de proteína…
ECG (electrocardiografía) y ultrasonido del corazón (ecocardiografía): pueden identificar vulneraciones en el funcionamiento del corazón.
Radiografía de los órganos del tórax: detección de la acumulación de líquido en la cavidad torácica y en la bolsa pericárdica.

Tipos de enfermedad

Se puede distinguir un síndrome temprano y otro tardío de hiperestimulación ovárica.

Síndrome temprano

El síndrome temprano de hiperestimulación ovárica se desarrolla en la fase lútea del ciclo menstrual (la fase que ocurre inmediatamente después de la ovulación y la liberación del óvulo del ovario). Si no se produce la implantación del embrión (fijarlo a la pared del útero), es decir, no se produce el embarazo, el síndrome de hiperestimulación ovárica desaparece con la llegada de la siguiente menstruación y rara vez llega a ser peligroso.

Síndrome tardío

El síndrome tardío de hiperestimulación ovárica se desarrolla entre las 5 y 12 semanas de embarazo y puede resultar complicado.

 

Por la gravedad de los síntomas, se distinguen los siguientes tipos de hiperestimulación ovárica:

De grado leve: leve deterioro del estado de salud de la mujer, malestar en el abdomen e hinchazón leve.
De grado moderado: dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, edema pronunciado. El líquido comienza a acumularse en la cavidad abdominal (ascitis).
De grado severo: caracterizado por un deterioro significativo del estado de salud de la mujer, con dolor abdominal fuerte, aumento en la tensión del abdomen debido a la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis), fuerte vómitos repetidos, presión arterial, disnea debido a la ascitis y acumulación de líquido en la cavidad torácica (hidrotórax) y alteraciones en el rendimiento cardíaco debido a la acumulación de líquido en la bolsa pericárdica (pericardio: membrana que envuelve el corazón).

Acciones de la paciente

La paciente debe seguir cuidadosamente todas las recomendaciones del médico antes y durante el tratamiento.

Tratamiento

Forma leve de hiperestimulación ovárica

La forma leve de la hiperestimulación ovárica, por regla general, no requiere medicamentos especiales. Para facilitar y eliminar los posibles síntomas, basta con hacer algunos cambios en la dieta y llevar un estilo de vida saludable.

– Es necesario mucha bebida (agua mineral, compotas, tés verdes, decocciones de escaramujos. Evitar bebidas alcohólicas y carbonatadas).
– Dieta completa y equilibrada (variedades bajas en grasa de ternera, res, pollo, productos lácteos, pescado hervido, cereales, vegetales, frutas, nueces y verduras).
– Evitar el esfuerzo físico excesivo, actividad sexual y cualquier sobreesfuerzo.
– Es deseable evaluar la diuresis y el peso diariamente.

Formas moderada y grave de hiperestimulación ovárica

El tratamiento de las formas moderadas y graves de la hiperestimulación ovárica se lleva a cabo exclusivamente en un entorno hospitalario, ya que es necesario un control continuo de la condición de la mujer. Para este propósito, se controlan las funciones respiratorias, el trabajo del sistema cardiovascular, los riñones, el hígado, el equilibrio electrolítico (peso, diuresis, tamaño abdominal), la evaluación del hematocrito y otros parámetros.

Además, si hay evidencias, se administran medicamentos:

– Medicamentos que reducen la permeabilidad de los capilares (corticosteroides, antihistamínicos, antiprostaglandinas).
– Preparaciones para la prevención de la tromboembolia.

Además, se pueden realizar varias sesiones de plasmaféresis para mejorar la composición sanguínea y, en casos graves, punción abdominal e intervenciones quirúrgicas (con roturas de los quistes y hemorragia interna).

Complicaciones

La hiperestimulación ovárica puede causar algunas complicaciones, entre las que se incluyen:

Ascitis (posible acumulación de líquido en la cavidad abdominal).
Insuficiencia respiratoria aguda (insuficiencia de la respiración debido a la acumulación en la cavidad torácica y abdominal de un líquido que interfiere con los movimientos de los pulmones durante la respiración).
Insuficiencia cardíaca aguda (afección en la cual el corazón no puede funcionar completamente debido a la acumulación de líquido en la cavidad que lo rodea).
Insuficiencia renal aguda (disfunción renal severa debido a una disminución en el volumen de sangre y su engrosamiento).
Apoplejía (ruptura) del ovario con el desarrollo de sangrado.
Embarazo ectópico;
Torsión del ovario (pinzamiento de los vasos que alimentan el ovario y necrosis).
Síndrome de depleción ovárica prematura (cese de la ovulación y función hormonal ovárica en una mujer en edad reproductiva).


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hiperplasia endometrial

¿Qué es la hiperplasia endometrial? Descripción La hiperplasia glandular del endometrio, o hiperplasia endometrial, es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *