Inicio / Enfermedades / Hepatitis autoinmune

Hepatitis autoinmune

¿Qué es la hepatitis autoinmune?

Descripción

La hepatitis autoinmune (o hepatitis activa crónica) es una enfermedad del hígado en la que la destrucción de sus células se debe a su propio sistema inmune. Esta enfermedad es propensa a una progresión rápida, que puede conducir al desarrollo de cirrosis hepática. En este caso, los síntomas de la enfermedad pueden parecerse al lupus eritematoso sistémico.

Causas

La hepatitis autoinmune es una enfermedad bastante rara y todavía no se conocen las razones de su desarrollo.

Existe una versión de que esta patología se puede desarrollar cuando se infecta con algunos virus. En particular, hay evidencia de que la hepatitis autoinmune se desarrolla después de una hepatitis viral A, B y C, después de una infección por herpes o después de una infección por el virus de Epstein-Barr.

Síntomas

Aproximadamente el 25% de los pacientes tienen enfermedad asintomática. Los posibles síntomas de hepatitis autoinmune pueden ser:

– Aumento de la fatiga.
– Agrandamiento del hígado.
– Ictericia.
– Dolor o malestar en el cuadrante superior derecho.
– Linfadenopatía.
– Acné.
– Síndrome de Cushing .
– Flujo excesivo de cabello.
– Ascitis.
– Síntomas dispépticos.
– Otros síntomas.

Si se identifican uno o más de los síntomas anteriores, se debe consultar a un gastroenterólogo. Cuanto antes se busque ayuda médica, mayores serán las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Diagnóstico

El diagnóstico de hepatitis autoinmune incluye:

– Anamnesis de la enfermedad y análisis de las molestias del paciente con examen físico del paciente.
– Una prueba de sangre clínica, una prueba de sangre bioquímica, un coagulograma, una prueba de sangre inmunológica, una prueba de sangre para el virus de la hepatitis.
– Coprograma, análisis de heces.
– Examen de ultrasonido de los órganos de la cavidad abdominal, esofagogastroduodenoscopia.
– Tomografía computarizada de órganos abdominales, biopsia hepática, elastografía.
– Otros métodos de investigación (a discreción del médico).

Clasificación

Hay varios tipos de hepatitis autoinmune, entre los cuales:

– Hepatitis autoinmune tipo 1: la presencia de anticuerpos contra fibras musculares lisas y anticuerpos antinucleares;
– Hepatitis autoinmune tipo 2: presencia de anticuerpos contra microsomas de células hepáticas y renales.
– Hepatitis autoinmune tipo 3: la presencia de anticuerpos contra el antígeno hepático soluble.

Cada uno de los tipos de hepatitis autoinmune tiene sus propias peculiaridades de manifestación y tratamiento.

Tratamiento

Con la hepatitis autoinmune, al paciente se le asigna una dieta específica. El tratamiento conservador de esta enfermedad implica el uso de los siguientes medicamentos:

– Hormonas glucocorticosteroides;
– Inmunosupresores;
– Uso combinado de glucocorticoides e inmunosupresores;

El tratamiento quirúrgico para la hepatitis autoinmune se realiza cuando hay un tratamiento farmacológico ineficaz, recaídas frecuentes y complicaciones del tratamiento farmacológico. El tratamiento quirúrgico implica el trasplante de hígado. Con mucha frecuencia, se hace el transplante de un pariente cercano.

Complicaciones

Las complicaciones para la hepatitis autoinmune pueden ser:

– Cirrosis del hígado.
– De otros órganos (colitis ulcerosa, diabetes, anemia hemolítica, pleuresía, artritis, glomerulonefritis, polimiositis, pericarditis, miocarditis, síndrome hipereosinofílico, vasculitis cutánea).

Prevención

La prevención primaria de la hepatitis autoinmune no está desarrollada. Para la prevención secundaria de la enfermedad existe un examen médico con el objetivo de la detección más temprana de esta patología.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hemiplejía

¿Qué es la hemiplejía? Descripción La hemiplejía es una pérdida completa de la posibilidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *