Inicio / Enfermedades / Hepatitis alcohólica

Hepatitis alcohólica

¿Qué es la hepatitis alcohólica?

Descripción

La hepatitis alcohólica es una inflamación del tejido hepático que se desarrolla como resultado del daño hepático tóxico causado por el alcohol.

Esta enfermedad se caracteriza por la acumulación de grasas dentro de las células del hígado (hepatocitos), así como por la inactividad de algunas partes del hígado. Con el tiempo, el tejido hepático es reemplazado por un tejido fibroso, y el órgano deja de realizar sus funciones.

Como regla general, la hepatitis alcohólica se desarrolla después de 5-7 años de consumo regular de alcohol (más de 50 gramos de alcohol puro por día para los hombres y más de 20 gramos para las mujeres).

Causas

La causa de la hepatitis alcohólica es el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. La ingesta regular de más de 40-60 gramos de etanol puro por día durante varios años conduce al desarrollo de un proceso inflamatorio en los tejidos hepáticos.

Los factores que contribuyen al desarrollo de la hepatitis alcohólica son:

– Consumo de una sola vez de grandes dosis de alcohol.
– Consumo a largo plazo de bebidas alcohólicas.
– Predisposición genética.
– Mala nutrición.
– Sobrepeso y obesidad.
– Hepatitis viral.

Síntomas

La enfermedad progresa gradualmente, a menudo siendo desapercibida para el paciente. Después de los episodios de consumo excesivo de alcohol, es posible el desarrollo de hepatitis alcohólica aguda.

Los síntomas de la hepatitis alcohólica se combinan en varios síndromes.

Síndrome asténico

El paciente tiene una capacidad de trabajo reducida, la fatiga aumenta, hay debilidad, somnolencia y falta de apetito.

Síntomas Dispépticos

Se caracteriza por diversos trastornos digestivos: náuseas, retumbos en el abdomen, hinchazón y otros.

Síntomas sistémicos

Caracterizado por polineuropatía periférica, atrofia muscular, taquicardia, caquexia, hipotensión arterial y otras manifestaciones.

Síndrome de pequeños signos hepáticos

Este síndrome se caracteriza por telangiectasia, hipertrofia de las glándulas parótidas, coloración de la piel ictérica y leuconiquia.

Diagnóstico

En la primera etapa, se recoge una anamnesis y se realiza un análisis de las molestias del paciente.

Métodos de investigación de laboratorio

– Análisis de sangre general.
– Análisis bioquímico de sangre.
– Coagulograma.
– Lipidograma.
– Identificación de marcadores de hepatitis viral.
– Análisis de orina.
– Coprograma.
– Otros estudios (según indique el médico).

Métodos de investigación instrumental

– Examen de ultrasonido de los órganos de la cavidad abdominal.
– Esofagogastroduodenoscopia.
– Biopsia hepática.
– Elastografía.
– Colangiografía retrógrada.
– Resonancia magnética.
– Tomografía computarizada espiral.
– Otros métodos de investigación.

Tipos de enfermedad

Hay dos formas de hepatitis alcohólica: persistente y progresiva. La forma persistente es relativamente estable y reversible. Con la forma progresiva, la condición del paciente empeora.

La hepatitis alcohólica puede ser aguda y crónica a lo largo de su desarrollo. La forma aguda de la enfermedad dura menos de 6 meses. A su vez, la hepatitis alcohólica aguda puede ser representada por cuatro diferentes variantes de: latencia, ictericia, colestásica y fulminante.

La hepatitis alcohólica crónica dura más de 6 meses y con frecuencia puede progresar a cirrosis hepática.

Tratamiento

Al paciente se le muestra una tabla de dieta. El tratamiento conservador comprende administrar hepatoprotectores, ademetionina, ursodesoxicólico, vitaminas (vitamina A, B, C y E), agentes anti-hormonales (glucocorticoides), inhibidores de la proteasa e inhibidores tisulares de la enzima convertidora de angiotensina (para bajar la presión sanguínea).

Si es imposible restaurar la función hepática, se prescribe un tratamiento quirúrgico de forma conservadora: trasplante de hígado. Con mucha frecuencia, parte del hígado se trasplanta de un pariente cercano.

Complicaciones

La hepatitis alcohólica puede provocar las siguientes complicaciones:

– Cirrosis.
– Ascitis.
– Peritonitis.
– Várices esofágicas.
– Encefalopatía hepática.
– Carcinoma hepatocelular.
– Síndrome hepatopulmonar.
– Gastropatía hepática.
– Disfunción menstrual.
– Infertilidad.

Prevención

La principal medida preventiva es la negativa a beber alcohol, así como una dieta equilibrada. El paciente debe dejar de beber lo antes posible y su círculo cercano de personas deberían ayudarle a conseguirlo.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hemiplejía

¿Qué es la hemiplejía? Descripción La hemiplejía es una pérdida completa de la posibilidad de …

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *