7 maneras (científicas) de calmarse rápidamente

Huele la lavanda, lava los platos o escucha cómo ruge una cascada… son algunas de las formas científicas que existen para calmarse.

Los psicólogos afirman que las emociones negativas no pueden ser suprimidas constantemente. La ira, el resentimiento o la tristeza son sentimientos importantes que tienen derecho a ser expresados. Pero a veces los nervios se dan en el momento equivocado. En este caso, los siguientes consejos de científicos ayudarán a calmarse rápidamente.

1.- Respira profundamente


RespiraciónEste es un viejo truco. Pero los científicos realmente nunca han sabido explicar por qué funciona… hasta 2.017, cuando se publicó un artículo en la revista Science. Sus autores, bioquímicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, descubrieron que en lo más profundo del tronco cerebral hay un pequeño grupo de neuronas que se supone que vinculan la velocidad y la profundidad de la respiración con el estado emocional. Cuanto más activas y menos profundas sean las respiraciones, mayor será el nivel de excitación y nerviosismo. Y, por el contrario, cuanto más respiramos profundamente, más relajados y tranquilos nos sentimos.

Es cierto que los experimentos, que demuestran la relación entre la respiración y la relajación, hasta el momento se realizaron solo en ratones. Sin embargo los investigadores extrapolan sus resultados a los humanos.

2.- Luz azul


La luz azul ayuda a las personas a relajarse más rápidamente después del estrés psicosocial. Este descubrimiento lo realizaron científicos de la Universidad de Granada.

El estrés psicosocial, según la formulación de los propios investigadores, es un shock nervioso a corto plazo que se produce durante los contactos con otras personas. Ejemplos simples: discutiste con un amigo, tuviste una pelea con un colega, estás nervioso porque el jefe está gritándote que la fecha límite del informe fue ayer…

Científicos curiosos organizaron experiencias similares para 12 voluntarios entre las edades de 18 y 37 años, y luego llevaron a los sujetos de prueba a la llamada «sala de cromoterapia». No había nada en la sala que pudiera ayudarles a calmarse, solo los LED que emitían luz blanca o azul estándar.

Resultó que bajo la luz azul, la actividad del cerebro y el corazón de las personas volvía a la normalidad en promedio en 1,1 minutos, y con luz blanca, en 3,5. ¡Eso es tres veces más rápido!

Por cierto, además de las lámparas, la luz azul irradia las pantallas de los aparatos modernos: ordenadores de sobremesa, portátiles y teléfonos inteligentes. Así, para combatir el estrés, los científicos incluso recomiendan utilizar durante 10 minutos tu dispositivo favorito. Esto ayuda a relajarse.

3.- La canción más relajante del mundo


La ingravidez se registró en 2.011. Esto fue encargado por los científicos de la Academia Británica de Terapia de Sonido, quienes decidieron experimentar y crear una canción que pudiera calmar a las personas e incluso ayudarlas a dormir lo más rápido posible.

La composición, de poco más de 8 minutos, está repleta de varios efectos de sonido. El truco está en el ritmo: el cuerpo se adapta a él, el corazón late con menos frecuencia, la respiración disminuye

El efecto de la canción fue tan sorprendente que la revista Time incluso incluyó «Weightless», como así se llama la canción, en la lista de los 50 inventos más significativos del año. Y aquí la canción…

Para hacer que el efecto calmante Weightless sea más potente, hay que cuidar el entorno: ponerse unos auriculares, adoptar una postura cómoda, relajarse y cerrar los ojos.

4.- Escuchar los sonidos de la naturaleza


Una investigación realizada en 2.017 por científicos de Brighton y Sussex Medical School demostró que, cuando las personas escuchan sonidos de la naturaleza, su nivel de estrés disminuye notablemente.

Los investigadores expusieron a un grupo de voluntarios al ruido natural y artificial (hecho por el hombre, social). Paralelamente, se realizaron exploraciones de resonancia magnética de los cerebros de los participantes y el control de la frecuencia cardíaca. Al final resultó que, la actividad cerebral es altamente dependiente de la naturaleza de los sonidos.

Con un sonido natural, el foco de nuestra atención se dirige hacia «afuera»: escuchamos atentamente, observamos el mundo que nos rodea y caemos en una especie de trance relajante. El sonido artificial cambia el foco de atención hacia el «interior»: comenzamos a profundizar más en nosotros mismos, a experimentar, a exagerar nuestras propias deficiencias… lo que en última instancia agrava el estrés.

Lo ideal es que haya un parque o campo para caminar cerca de cada uno, donde se pueda ir a escuchar el canto de los pájaros y el susurro del viento.

5.- Huele algo agradable


Aunque la aromaterapia en su conjunto parece bastante dudosa desde un punto de vista científico, el efecto de algunos aceites esenciales en los niveles de estrés se ha demostrado de forma inequívoca y repetida.

Olor a lavanda, romero, así como la flor de cananga reducen la presión arterial y la frecuencia cardíaca, reduciendo igualmente el nivel de ansiedad y excitación.

Puedes llevar contigo un pequeño frasco con los aceites indicados, cuyo aroma te parezca más agradable. Échate de 1 a 2 gotas en la muñeca durante los momentos estresantes. Un par de respiraciones, y será mucho más fácil calmarse.

6.- Hacer algo que conlleve concentración


Lavar los platos. Barrer el suelo. Limpiar el escritorio del ordenador… Lo más importante: trata de concentrarte en una tarea específica.

Una investigación realizada en 2.015 en la Universidad de Florida demostró que, la actividad enfocada es una forma muy efectiva de reducir rápidamente el estrés. Esto se debe a que, al concentrarnos completamente en alguna ocupación, nos distraemos de las experiencias negativas. El cerebro cambia y reduce la producción de hormonas del estrés.

7.- Mejor con perspectiva…


Trate de ver la situación desde afuera, como si todo esto no te estuviera sucediendo a ti. Imagina que los problemas no son tuyos, sino de alguien más. La recepción es elemental, pero sorprendentemente efectiva: los psicólogos afirman que se produce una fuerte disminución de la ansiedad y el estrés, e incluso recomiendan un enfoque similar en la lucha contra la depresión prolongada.

Como decía un viejo dicho… «Si éstos son tus problemas, puedes resolverlos. Si no puede resolverlos, no son tus problemas», adquiere un toque moderno y científico. Recuérdalo y sonríe. Esta última, por cierto, también es una buena manera de reducir el estrés.

Visits: 38

nosologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba