Inicio / Enfermedades / Encefalopatía hipertensiva

Encefalopatía hipertensiva

¿Qué es la encefalopatía hipertensiva?

Descripción

La encefalopatía hipertensiva (hipertónica) es una disfunción neurológica. El término fue introducido por primera vez en 1.928 por Fishberg y Oppenheimer para describir las características de este tipo particular de encefalopatía. También existe el término “encefalopatía hipertensiva aguda”, que hace referencia un trastorno cerebral que es causado por un aumento súbito y dramático de la presión arterial.

Causas

La causa principal de la encefalopatía hipertensiva es un fuerte aumento de la presión arterial. Tal aumento puede ser causado por enfermedades y condiciones tales como:

– Nefritis aguda.
– Eclampsia.
– Crisis hipertensiva.
– Cese abrupto de la terapia antihipertensiva.

Además, la encefalopatía hipertensiva puede desarrollarse con el síndrome de Cushing, feocromocitoma y trombosis de la arteria renal. Algunos expertos creen que la causa de la encefalopatía hipertensiva es un trastorno de la circulación cerebral, aunque por ahora este tema sigue siendo algo muy controvertido.

Síntomas

La encefalopatía hipertensiva (estadio agudo) es más común en personas de mediana edad o en personas jóvenes con hipertensión. La enfermedad en sí misma no es común, incluso entre personas con hipertensión.

Por lo general, los síntomas de la encefalopatía hipertensiva ocurren 12-48 horas después de un aumento agudo y prolongado de la presión arterial. La primera manifestación es un fuerte dolor de cabeza. El dolor se observa en la mayoría de los casos, en aproximadamente el 75% de los pacientes. Un síntoma adicional es ansiedad. Después de un tiempo (varias horas), el paciente puede tener confusión, estupor y somnolencia. Si el trastorno no se trata, los síntomas pueden empeorar y llevar a un coma.

Otros síntomas de la encefalopatía hipertensiva son:

– Aumento de la irritabilidad.
– Convulsiones.
– Vómitos.
– Mioclono de las extremidades.

Los pacientes a menudo tienen problemas también con la visión, especialmente:

– Imagen borrosa.
– Daltonismo.
– Defectos del campo visual.
– Ceguera cortical (pérdida parcial o total de la visión).

Tales vulneraciones de la visión ocurren en 4 de cada 10 casos.

También puede darse hemiparesia y afasia.

Diagnóstico

– Medición de la presión arterial.
– Estudios de laboratorio (estudio de glucosa, calcio, creatinina, ácido úrico en suero, proteína y composición de orina celular, espectro de lípidos, orina para microalbuminuria).
– Tomografía computarizada/MRI del cerebro (para detectar edema cerebral).
– Oftalmoscopia (edema del disco óptico, hemorragia en la retina, espasmo arteriolar retinal severo, retinopatía hipertensiva).
– Electroencefalografía (actividad epileptiforme).
– Punción lumbar.
– Ecocardiografía (hipertrofia ventricular izquierda).
– Consulta de especialistas (terapeuta, cardiólogo, oftalmólogo, endocrinólogo, nefrólogo) para la detección del daño de órganos.

Clasificación

Hay tres etapas de encefalopatía hipertensiva. En la primera etapa, los síntomas son en su mayoría subjetivos y, a pesar del malestar del paciente, los síntomas objetivos no se detectan. En etapas posteriores, hay síntomas neurológicos clínicamente pronunciados.

Acciones del paciente

Si se detecta la aparición de varios síntomas de esta enfermedad se debe consultar inmediatamente con un médico.

Tratamiento

Los casos agudos de encefalopatía hipertensiva se tratan principalmente en unidades de cuidados intensivos. En general, el tratamiento de la encefalopatía hipertensiva consiste en varias direcciones:

– Terapia de hipertensión arterial.
– Disminución de los factores que agravan el curso de la encefalopatía hipertensiva, a saber: hipercolesterolemia, aumento de la viscosidad sanguínea y agregación plaquetaria, diabetes mellitus y fibrilación auricular.
– Medidas que mejoran el suministro de sangre al cerebro y el uso nootrópicos.
– Medidas que mejoran el metabolismo de las células nerviosas en condiciones de isquemia e hipoxia.

Complicaciones

El descenso excesivo y agudo de la presión arterial puede provocar isquemia cardíaca, infarto cerebral y ceguera.

Prevención

La monitorización sistemática de la presión arterial y la consulta oportuna con un médico ayudarán a evitar la encefalopatía hipertensiva.


 



Acerca de nosologia

Quizá también te interese...

Hemiplejía

¿Qué es la hemiplejía? Descripción La hemiplejía es una pérdida completa de la posibilidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *