Inicio / Noticias / 7 formas de curar rápidamente un resfriado

7 formas de curar rápidamente un resfriado

Un resfriado puede tener una docena de razones, como alergias estacionales, cambios hormonales, una fuerte diferencia de temperatura y otras infecciones.

Pero no importa. Independientemente de la causa de los mocos o la congestión nasal, existen formas sencillas de eliminar el problema. Algunas de estas formas solo brindarán alivio temporal, pero otras te ayudarán a curar un resfriado de manera rápida y permanente. Elige la opción que te parezca más cómoda:

1.- Beber té caliente


O cualquier otra bebida. Lo principal es que esté, pero que no queme. El calor y el vapor aumentan la circulación sanguínea en la nasofaringe. Resultado: la secreción nasal baja y la respiración se vuelve más fácil.

2.- Bebe la mayor cantidad de líquidos posible


Bebe la mayor cantidad de líquidos posible y, si está caliente (como veíamos antes), entonces el efecto se intensificará. Y si solo tienes bebidas frías a mano o agua de la nevera, también puedes beber. La razón es la siguiente:

Cuando no hay suficiente agua en el cuerpo, la nariz no está del todo saludable. El moco que se encuentra dentro de las fosas nasales se seca, se vuelve más espeso, su capa se engrosa y esto conduce a la congestión nasal. Además, en un colchón tan espeso de mocos, los virus y las bacterias “se sienten a gusto”, es decir, la enfermedad puede prolongarse o convertirse en algo mucho más desagradable que el resfriado común. Por ejemplo, en la sinusitis.

Al agregar líquidos, se conseguirá que el moco sea más fluido y su capa sea más delgada.

3.- Inhalar vapor caliente


La inhalación de vapor caliente reduce drásticamente los síntomas de resfriado, incluyendo secreción nasal, y reduciendo el tiempo de la enfermedad.

Lo que se recomienda es:

– Calentar agua limpia en una cacerola. No es necesario hervirla, es suficiente con que se forme vapor por encima del líquido.
– Colocar una olla con agua sobre la mesa u otra superficie horizontal conveniente y mantener la cara sobre ella durante 20 a 30 minutos, alejándola si el vapor está demasiado caliente.
Respirar profundamente por la nariz. Exhalar por la nariz. Tratar de exhalar con fuerzas para deshacerse de la mucosidad.

En el agua para la inhalación se puede agregar unas gotas de aceite esencial con un efecto descongestivo. Eucalipto, menta, salvia, romero, pino, árbol de té, tomillo… elige a su gusto.

4.- Darse una ducha caliente


Una buena opción si necesitas un alivio rápido, al igual que la inhalación o el té caliente, es una ducha caliente, la cual detiene efectivamente el flujo de la nariz y elimina la sensación de congestión.

5.- Agua tibia para la nariz


Aplicar una servilleta empapada en agua caliente (¡pero no escaldada!) durante 2-3 minutos en la nariz, 3-4 veces al día.

6.- Lavar la nariz con una solución salina


Se puede comprar un aerosol de sal ya preparado en la farmacia… y también se puede preparar en casa. La receta es simple: agrega ½ cucharadita de sal y una pizca de agua carbonatada a un vaso (240 ml) de agua tibia. Enjuaga la nariz con esta solución 3-4 veces al día hasta que desaparezcan los síntomas desagradables.

7.- Aerosoles nasales o gotas de vasoconstrictor


Eliminan la hinchazón y retardan la formación de nuevos mocos. El resultado es casi instantáneo: la nariz respira de nuevo y no gotea. Este efecto mágico dura, por regla general, durante varias horas, y luego el procedimiento debe repetirse. A menos que, por supuesto, el cuerpo durante este tiempo no haya tratado con la causa principal del moco.

***Es importante recordar que este remedio no debe usarse durante más de 3 días. De lo contrario, es posible que se produzcan efectos secundarios desagradables, como adelgazamiento de la mucosa nasal, desarrollo de rinitis y otras enfermedades.

8.- ¡Y consultar al médico!


La secreción nasal no es una enfermedad independiente, sino solo un síntoma. Para deshacerse de él por completo, es necesario superar la enfermedad, cuyo “efecto secundario” es la secreción nasadl. Esto se hace de manera más efectiva bajo la guía de un médico profesional o un especialista.

Nota importante: hay tipos de rinitis que requieren atención médica inmediata. Hay que dirigirse a un médico o al menos llamarle para una consulta si:

– La secreción nasal se acompaña de hinchazón de la frente, en ambos lados de la nariz o las mejillas, los ojos o se asocia con visión borrosa.
– Además del resfriado, hay dolor de garganta o se observan manchas blancas o amarillas en las amígdalas y otras partes de la nasofaringe.
– Si la mucosa tiene un olor desagradable pronunciado.
– Si apareció una secreción nasal en el fondo de una tos que duró más de 10 días, y el moco es amarillo, verde o gris.
– Se produjo una secreción nasal inmediatamente después de una lesión en la cabeza.
– Existe goteo nasal acompañado de fiebre.

Esta combinación de síntomas sugiere que se puede padecer una enfermedad más grave que la rinitis normal. Podría ser angina, antritis, trastornos hormonales graves, contusión cerebral, lesiones bacterianas, meningitis, etc. Y en este tipo de casos, es mejor estar seguro.


 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *